free counters

AGOSTO DE 2018 - DISCO DEL MES:
CROMLECH + INFAMOUS - HAMMER OF TRIUMPH (2018)


 Esta nueva reseña será casi tan breve y concisa como el disco en el que se centra, el compartido entre Cromlech e Infamous que vio la luz a mediados de agosto con el título Hammer of Triumph. Pese a ser una publicación menor de duración muy limitada (12 minutos), la música que encontramos aquí es cualquier cosa menos desdeñable, y presenta un interés muy superior al de la vasta mayoría de artefactos genéricos e indistinguibles que un servidor se mete cada mes entre pecho y espalda en busca de algo digno de ser glosado. Ninguna de estas dos formaciones necesita una extensa presentación en estas páginas, teniendo en cuenta que hemos comentado ya previamente lo que probablemente sean los trabajos más logrados tanto de una (Infamous - Tempesta) como de otra (Cromlech - Iron Guard), por lo que pasaremos directamente a indagar en su contenido.


Cromlech + Infamous - Hammer of Triumph (Eremita Produzioni, 2018)


 Lo primero que sorprende es observar cómo dos grupos de estilos tan alejados han decidido colaborar en una empresa conjunta, iniciativa que sin duda surgió de una manifiesta admiración mutua, pese a las diferencias estilísticas, geográficas y culturales que los separan, lo que dice mucho en favor de su apertura de mente a efectos musicales. El hecho de que el sello que ha sacado el split sea Eremita Produzioni, una discográfica radicada en Cerdeña y fuertemente vinculada a Infamous, es una prueba más de esta afinidad bilateral. Pero sin duda lo más llamativo es comprobar cómo cada formación trata de aproximarse al estilo característico de la otra, lo que da como resultado un interesantísimo experimento de asimilación en el marco del cual se tantea el terreno del otro para ver qué elementos pueden tomarse prestados con el fin de enriquecer el lenguaje propio. Los compartidos “normales” engloban a grupos del mismo estilo que se presentan juntos para no desentonar; esto es todo lo contrario, pero con la voluntad de encontrarse en un punto intermedio y sacar partido al contraste.

 La canción de Cromlech, encargada de abrir el disco, es una pieza más dinámica que de costumbre, manteniendo por momentos el tono épico y solemne mientras adopta parcialmente un enfoque más agresivo y punk, influencia patente de su infame aliado. Existe un enorme contraste entre los cánticos majestuosos del cantante y las armonías propias del heavy metal con los coros gritados, los ganchos ásperos y el ritmillo casi ska que surge ocasionalmente, pero de alguna manera todo encaja en una fórmula coherente y variada que refuerza el conjunto sin que las partes queden demasiado dispersas. Tal vez esto se deba a la fantástica estructuración que caracteriza al tema, llena de elementos dispares bien hilados y donde nada sobra ni se repite sin necesidad. Esta concisión encomiable supone una notable mejora con respecto a su material más antiguo y permite albergar grandes esperanzas de cara a su próximo disco completo, anunciado para finales de este año.

 Infamous, por su parte, presenta dos canciones mucho más cortas, que sumadas apenas alcanzan la duración de la primera pista. Ambas arrancan con un sonido muy luminoso, que pronto crece en intensidad con el característico énfasis habitual en la melodía y el dinamismo. La influencia de Cromlech en Infamous es más difícil de rastrear que en la dirección opuesta, pero se respira una indudable presencia velada del heavy metal, especialmente en el segundo tema, tanto en la forma de los riffs como en algún que otro merodeo de guitarra solista. Como suele ocurrir con esta formación, cuando parece que el ritmo se estanca después de un par de reiteraciones de los mismos motivos, de pronto irrumpe un nuevo riff insólito y potente que da la vuelta al tablero, inventando como por arte de magia nuevas vías sorprendentes por las que continuar. Incluso los dos minutos escasos de la última pista rebosan de contenido pese al reducidísimo formato, lo que termina de dejar clara la relevancia de esta colaboración aparentemente modesta y limitada.




 Infamous nos tiene acostumbrados, desde hace unos años, a dosificar su obra en discretos splits con diversas entidades musicales en lugar de decantarse por la opción más vendible y publicitable del álbum completo, pero los resultados son tan buenos que más que lamentar la decisión cabe elogiar a su creador por su marcado desprecio ante cualquier atisbo de mercantilización. Cromlech, por otro lado, cuenta en su haber con una discografía y una andadura de menor importancia, pero su ascenso fulgurante suscita admiración y entusiasmo a partes iguales. Entre los rasgos positivos que pueden destacarse de ambos figura su capacidad de superar la a menudo rígida compartimentación de los subgéneros del metal para conseguir no sólo apreciar sino incluso dejarse influir musicalmente por grupos muy alejados en lo musical pero cercanos en el espíritu, como es el caso en estas grabaciones. Hammer of Triumph es un soporte que no solamente contiene buena música, también ilustra una forma de entender el metal que visiblemente comparten contadas formaciones y sin duda es, junto a otros elementos, lo que explica que se hayan alzado, en términos creativos, hasta la cúspide de sus subgéneros respectivos.


HAMMER OF TRIUMPH PUEDE ESCUCHARSE EN SU INTEGRIDAD EN
LA PÁGINA DE EREMITA PRODUZIONI EN BANDCAMP


Belisario, octubre de 2018





Belisario 2018

© fotos de sus respectivos autores y/o dueños de los derechos

(material encontrado libremente en la red y reproducido sin ánimo de lucro)