Serpent Ascending – Hyperborean Folklore (2022)


Serpent Ascending – Hyperborean Folklore (I, Voidhanger Records, 17 de junio de 2022)

Para quienes nos ubicamos en el lado más ambicioso y menos convencional del espectro metálico, este era uno de los discos más esperados de este año, y como tal ha sido recibido. Al igual que le ocurrió con el debut del grupo, glosado en estas mismas páginas seis años atrás, este cronista ha tenido algunas dificultades para llegar a apreciar el contenido, pasando de un cierto rechazo inicial a una paulatina valoración de sus cualidades, en este caso sin llegar a estar totalmente convencido. Lejos de ser un punto netamente negativo, esta capacidad que tiene Serpent Ascending para cuestionar las ideas establecidas dentro del metal y generar cierta controversia o al menos debate entre los aficionados es algo muy estimulante y bienvenido, pese a que los méritos del material en cuestión no sean esta vez, a juicio de quien suscribe, tan meridianamente claros como en la anterior ocasión.

El cambio más significativo con respecto a Ananku es sin duda la alteración del formato. Las canciones característicamente breves y compactas de la formación se han convertido en temas largos y complejos, con numerosas repeticiones, algo que previamente había sido casi inexistente. El conjunto es mucho más lento y fluido, con un énfasis en la evolución que lo aproxima ligeramente al metal progresivo y abre numerosas vías para la exploración. La contrapartida negativa es que se pierden por el camino muchos de los abruptos cambios de ritmo y rumbo que constituían buena parte del encanto del debut, y también la ligereza con la que se pasaba de una idea a otra. En ese sentido, la variación estilística ha sido muy marcada, y son necesarias unas cuantas escuchas para reponerse de la extrañeza inicial y empezar a entender qué es lo que esta one-man-band finlandesa pretende ofrecer con este nuevo título.

Lo que no ha cambiado es el hecho de que, a pesar de su raigambre death-metalera, este proyecto no deja de ser esencialmente heavy metal con influencias extremas, reconocibles individualmente pero combinadas de una forma tan única que confieren al conjunto una indudable personalidad que supera cualquier acotación genérica superficial. La amplitud de las composiciones permite una lenta introducción de los motivos, con guitarras que vienen y van, dejando espacio para una inusual relevancia de ágiles líneas de bajo que nos hace suponer que Jarno Nurmi, su creador, es principalmente un bajista. En el lado menos positivo están unas voces que, para tratar de imprimir a los riffs el toque melódico que les falta, adoptan con frecuencia un tono limpio emparentado con el post-punk pero bastante mal ejecutado, que en opinión de este cronista le hace un flaco favor al resto de la música. La batería también adolece de este mismo enfoque flojo y amateur, probablemente el precio a pagar por tener el control de todos y cada uno de los aspectos de la grabación.

La comparación con Ananku es inevitable, y pese a la mayor ambición mostrada hace echar de menos la concisión y rapidez de antaño. Uno habría deseado encontrar aquí una profundización en aquel metal minimalista y sobrio que mantuviera los cambios de ritmo abruptos, la agresividad y la alergia a cualquier repetición. En lugar de beber de Therion como antes, aquí se mira hacia Drudkh o Sort Vokter, pero en una versión domesticada que en el fondo no se aleja demasiado de los confines del heavy metal clásico. Mientras que su predecesor era un álbum claramente nocturno, Hyperborean Folklore es un disco luminoso que consigue construir un mundo propio de indudable belleza, aunque no tenga muy claro si prefiere apostar por lo grandilocuente o por lo contemplativo, como prueba la enorme diferencia que existe entre los dos primeros temas y los dos últimos. Los métodos empleados son llamativos y dignos de estudio, pero el resultado final no parece terminar de decidir a dónde quiere llegar con sus largos rodeos.

En definitiva, en el ámbito compositivo este álbum es muy notable, tanto por lo logrado de su factura como por el carácter genuino de su mezcla de géneros al servicio de una voz individualizada. En el aspecto formal, no obstante, la falta de garra y los defectos antes mencionados, objetivos o subjetivos, le restan muchos enteros, pero seguramente la mayor carencia sea la falta de un objetivo tangible para la visión desplegada, algo que tiene su eco en la confusa evocación de mitos nórdicos que sirve de hilo conductor. El debut de Serpent Ascending prometía romper moldes para avanzar más allá y por ello resultaba tremendamente inspirador, Hyperborean Folklore en cambio se limita a desarrollar un molde nuevo, atractivo y fértil para el análisis, pero anclado dentro de lo conocido y familiar, y más apto para enseñar a otros cómo entender el metal que para llegar a escribir la próxima página de su historia.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.