free counters

ABRIL DE 2021 - EMPYRIUM -
ÜBER DEN STERNEN (2020)


 Siete años después de su último disco de estudio, esta longeva formación francona ha vuelto casi de improviso con un nuevo álbum que supone un retorno a su sonido más característico, tras la incursión en terrenos más lánguidos y ligeros de su título anterior, The Turn of the Tides (2014). Hablar de Empyrium es abordar un grupo complejo que ha tenido fases muy diferenciadas, desde unos comienzos en los que mezclaba folk y doom metal con medios algo precarios pero una visión clara y apasionada, pasando por un cambio de plantilla que trajo un mayor peso de las influencias neoclásicas a la voz y los teclados, hasta su resurrección en 2013 con un fantástico disco en directo (Into the Pantheon) que combinaba las virtudes de sus etapas previas, maximizando su belleza e impacto. Con una personalidad tan singular que es imposible de encasillar en ningún género concreto, su mayor baza siempre ha sido saber reflejar el alma romántica de una forma hermosa, oscura y potente al mismo tiempo, y eso es precisamente lo que se encuentra, en su mejor versión, en este Über den Sternen.


Empyrium - Über den Sternen (Prophecy Productions, 2021)


 En términos generales, el grupo ha dejado de lado el sonido más suave y amable de su disco anterior para regresar tanto a la distorsión metalera como a la altiva elegancia de su faceta neoclásica, lo cual es de celebrar. Esto quiere decir que las guitarras eléctricas, aunque suelan estar en segundo plano, vuelven a compartir espacio con violonchelos y flautas de una forma tan fluida y uniforme como antaño, en una fórmula colorida pero sólida y sugerente. Esta combinación no se efectúa de manera tan drástica y boba como suelen hacer los grupos de metalcore y deathcore cuando alternan partes “suaves” y “fuertes”, sino de una forma paulatina y evolutiva que genera un contraste complejo y lleno de riqueza en canciones de larga duración que narran historias en las que la belleza y la tragedia se entremezclan con naturalidad. A esto se suman una instrumentación y arreglos muy cuidados, que hacen que la experiencia sonora sea altamente gratificante, aunque lo más destacado es el equilibrio interno y la minuciosa estructuración, que sin duda constituyen la clave del éxito.

 Las canciones de este álbum, pese a no ser demasiado numerosas, pueden dividirse en tres tipos bien diferenciados, lo que otorga una gran variedad formal al conjunto. En primer lugar están las más claramente “metaleras”, en las que el grupo emplea un fondo de cuerdas con distorsión y percusión a medio tiempo que curiosamente trae a la mente a Summoning, y el adverbio curiosamente no es gratuito, porque Empyrium nunca se ha parecido a la mítica formación austriaca. Por otro lado están las canciones en las que el aporte neoclásico es predominante, pero con una concepción muy neofolk, es decir, mostrando una adustez formal y una patente oscuridad de fondo, con la presencia de un potente dulcémeleque de nuevo recuerda a los Summoning más recientes. En último lugar figuran los interludios instrumentales, modestos en su duración pero fundamentales para vertebrar la sucesión de temas, sacando además partido tanto de su depurado sonido actual como de la pericia de los músicos de sesión a cargo de los instrumentos clásicos.


ÜBER DEN STERNEN EN BANDCAMP


 La aspereza de la guitarra y los rugidos a cargo de Schwadorf se contrapone con la voz de barítono de Thomas Helm y sus cálidos teclados, creando un contraste hermosamente abrupto e intenso, que por fortuna no se asemeja a la fórmula de “Bella y Bestia” propia de Nightwish y otros grupos más comerciales, sino que se va conjugando en múltiples variaciones que mutan progresivamente. Esta creatividad a la hora de gestionar pasajes muy distintos dentro de una misma canción es lo que constituía buena parte del atractivo inicial de Empyrium, y aquí ha vuelto en todo su esplendor. La tesitura de Helm, que en otras ocasiones no había convencido del todo a este cronista debido a lo pausado del formato (Weiland, 2002), se integra a la perfección en estas composiciones, al igual que la voz grave de Schwadorf cuando canta en limpio. El largo tema homónimo que cierra el disco es una buena muestra de cómo esta formación sabe construir canciones extensas, hilando cuidadosamente los distintos elementos, haciéndolos progresar y alcanzando el clímax con riffs melódicos lentos y potentes que terminan de apuntalar un edificio deslumbrante.

 Über den Sternen vendría a ser la continuación natural de lo que podía oírse en Into the Pantheon, en el sentido de que busca revitalizar el espíritu de las grabaciones más antiguas del grupo, las de los noventa, que eran igual de bellas y ambiciosas pero con un acabado imperfecto y un sonido mucho más modesto. La pasión romanticista que siempre ha acompañado al grupo aflora aquí también en cada rincón, no sólo en las letras claramente imbuidas por la poesía romántica decimonónica, sino también en su exploración sonora del mundo natural, la intensidad de los sentimientos y los oscuros recovecos del alma. Si en vez de una sola, todas las canciones estuvieran cantadas en alemán, este disco se asemejaría a los lieder de Schubert más profundos y sombríos, como los del Winterreise, pero en una versión modernizada y potente, en la que hasta las pistas más lentas encierran un poder insondable e irradiador. Por todo lo dicho, cabría hablar del mejor álbum de estudio de Empyrium hasta la fecha, quizá no por incluir sus mejores canciones, pero sí por exhibir y combinar sus virtudes de la mejor manera que se haya visto hasta el sol de hoy.


Belisario, mayo de 2021





Belisario 2021

© fotos de sus respectivos autores y/o dueños de los derechos

(material encontrado libremente en la red y reproducido sin ánimo de lucro)